Hola chic@s:

Qué tal este comienzo de Semana Santa? con este tiempo, estupendo verdad?, así va a estar toda la semana, así que, los que esteis de vacaciones y en la playita disfrutar por los que nos quedamos en Madrid 🙁

Para hoy os traigo un post muy importante y muy suave. Quien no conoce la marca Johnson & Johnson? los que somos padres la conocemos muy bien eh?

El video que pongo, es super bonito, trata sobre una historia muy muy conmovedora, veréis:

  • El pequeño Jamie no logró superar su parto prematuro, pero los padres, fruto de su instinto, pidieron acurrucarlo entre su piel
  • Mientras recibía las caricias y el cariño que sus padres le demostraban, el pequeño comenzó a moverse y abrir sus ojitos
  • Con esta emotiva historia, JOHNSON´S® pone de manifiesto el increíble poder del tacto en el desarrollo del bebé

JOHNSON´S® recoge la conmovedora historia de Jamie, el bebé prematuro de los australianos Kate y David Ogg, que demuestra que el contacto piel con piel entre los padres y su bebé y el calor afectivo que supone este proceso es esencial y puede colaborar a conseguirlo todo.

A los seis meses de gestación, Kate Ogg Kate dio a luz a dos bebés: Emily y Jamie. Los médicos consiguieron estabilizar a la pequeña Emily, pero desgraciadamente no pudieron hacer más por el pequeño Jaime, de menos de un kilo de peso.

A pesar del dolor que sufrió en esos momentos, Kate cogió a su bebé y lo mantuvo junto a su pecho respondiendo a lo que le dictaba su instinto maternal. Junto con su marido, le acariciaron y sintieron su piel y su tacto, transmitiéndole así todo su amor. Además, le dedicaron cariñosas y sentidas palabras explicándole lo importante que era para sus padres su llegada al mundo y lo que sentían teniéndolo entre ellos. En medio de este momento de contacto y ternura, que surgió del fuerte instinto maternal de Kate, el corazón de Jamie volvió a latir, demostrando así lo importante del tacto y los sentidos. Este momento se convirtió en una pieza fundamental no solo para la vida de Jamie, sino para todos ellos.

A que es una historia super bonita y entrañable. Desde que he sido mama en casa no ha faltado el aceite Johnson para mis niñas 🙂