vitaminas

 

Hola chic@s

Otra semana más, y está la última de enero, por fín, se acaba este mes. Tanto por la famosa cuesta de enero, que más bien es un pico muy muy alto, como porque es uno de los meses más duros de mi trabajo, como sabéis soy contable y este mes es se realizan a parte del cierre trimestral de IVA y demás impuestos, pues el cierre anual de impuestos de las empresas. Mucho trabajo y muchas horas y horas de máxima concentración.

No sólo fisicamente, sino mentalmente te cansas más. Por eso es bueno estar bien preparados y tomar unas buenas vitaminas.

Pero no sólo por el trabajo, sino por nuestra rutina diaria y más en invierno para poder afrontar el frío que hace en la calle y los posibles resfriados que podamos coger.

En esta época del año es normal que bajen nuestras defensas y, por ello, debemos protegernos más. Además de abrigarnos bien y procurar hacer algo de deporte para sentirnos fuertes, debemos seguir cuidando la alimentación y proveer a nuestro cuerpo de las vitaminas y minerales específicos que necesitaras durante los días fríos del invierno.

La vitamina D se asocia, sobre todo, al sol, pues nuestro cuerpo la produce de forma natural cada vez que se expone a la luz solar. Por ello, esta vitamina es una especie de superhéroe durante el invierno.

Muchas veces se dice que es una de las vitaminas más importantes durante los meses más fríos, y es cierto, pues ayuda a regular la cantidad de calcio y fósforo en el cuerpo. De esta forma, conseguimos mantener los huesos y dientes saludables y fuertes. Sin vitamina D el cuerpo se volvería excesivamente frágil. Además, se ha demostrado que ayuda al sistema inmunológico, consiguiendo mantener una función muscular normal y promoviendo el desarrollo celular.

Esta vitamina se encuentra en los lácteos ( queso, mantequilla, leche enriquecida), en el  pescado graso (atún, caballa, salmón) y en algunos cereales para el desayuno.

La vitamina C es todo un clásico en esta época, erigiéndose como una de las más buscadas durante los meses de invierno, y no es una mala elección después de todo. Se trata de un suplemento que, además de ser un potente antioxidante, te ayudará a reforzar tu sistema inmunológico. ¡Y es buenísimo para el cutis!
Se ha probado que esta vitamina puede aliviar los síntomas del resfriado y de la gripe y además acorta la duración de los mismos. Ya sea tragada o masticada, esta vitamina es must que no debe faltar en tu despensa este invierno. Lo encontrarás sobre todo en naranjas, mango, kiwis o fresas.

Sin embargo, la vitamina C también está presente en otros alimentos como la coliflor, los pimientos, las espinacas o las patatas…

Todos estamos muy familiarizados con los probióticos, los vemos en todas partes. Durante siglos los hemos encontrado en yogures, quesos y otros productos fermentados, pero ahora también hay hasta tabletas de chocolate con estas propiedades… ¡E incluso cremas faciales! Sin embargo, no ha sido hasta hace poco cuando se ha descubierto su gran poder inmunológico.

Lo positivo de este componente es que puede ayudarte a combatir ciertas molestias invernales. Y es que se ha probado que estas bacterias beneficiosas fortalecen el sistema inmune y por tanto contribuyen a combatir, por ejemplo, el resfriado común. Además, ayudan a la digestión y son buenos para aliviar trastornos intestinales.

La semana que viene hablaremos de más vitaminas para combatir el invierno, no os perdáis la segunda parte del post…..

Feliz semana.

Bssos.