panettone

Hola chic@s:

Ya está aquí, ya ha llegado!!!! por fin, la semana de Navidad. El miércoles es la gran noche, la Nochebuena, los peques de la casa se tienen que ir prontito a la cama porque viene PAPA NOEL 🙂 que carita de felicidad se les pone cuando les dices que ya quedan pocos días para que venga y les deje sus regalitos, y esa noche que nervios pasan eh?

Hablando de esa noche, tenéis todo listo??? trabajo el mismo día por la mañana y por la noche tengo invitados a casa. Que estrés, en fín, habra que organizarse no? Me gustaría este año probar a hacer este postre típico navideño, Panettone, os dejo la receta por si os animáis 🙂

Hay muchas leyendas sobre el origen del panettone. Según la primera de éstas, la historia de este postre nació hace más de cinco siglos, alrededor de 1490, cuando un joven aristócrata, Ughetto Atellani de Futi, se enamoró de la hija de un pastelero de Milán. Para demostrarle su amor se hizo pasar por aprendiz de pastelero e inventó un pan azucarado con forma de cúpula a base de frutas confitadas y aroma de limón y naranja. Los milaneses empezaron a acudir en masa a la pastelería a pedir el «pan de Toni», quien así se llamaba el ayudante, y de ahí viene el nombre de panettone.

Según otra leyenda, probablemente más conocida, el panettone nació en la corte de Ludovico El Moro, señor de Milán desde 1494 a 1500, en la Nochebuena. Se cuenta que el Duque celebró la Navidad con una gran cena, llena de deliciosos platos dignos de la riqueza de la corte milanesa. El postre iba a ser la natural conclusión de tan lujoso banquete, sin embargo, al momento de sacarlo del horno, el cocinero se dio cuenta que se había quemado. Hubo un momento de terror en la cocina de Ludovico, pero afortunadamente un lavaplatos, llamado Antonio, había pensado utilizar las sobras de los ingredientes para amasar un pan dulce y llevárselo a su casa. Dada la situación, el joven Antonio propuso al cocinero servir su pan como postre. Era un pan dulce muy bien subido, lleno de fruta confitada y mantequilla que fue llevado inmediatamente al Duque. El inusual postre tuvo un enorme éxito y Ludovico preguntó al cocinero quién lo había preparado y cuál era su nombre. El cocinero le presentó al Duque al joven Antonio, quien confesó que ese postre todavía no tenía nombre. El señor entonces decidió llamarlo «Pane de toni», que con los siglos se convertiría en panetton

Receta:

Masa de arranque

  • 1/2 vaso de agua templada
  • 25 gr de levadura fresca de panadero
  • 100 gr de harina de fuerza
  • 50 gr de azucar
  • 1 yema de huevo

Masa

  • 400 gr de harina de fuerza
  • 150 gr de azucar
  • 200 gr de mantequilla o margarina pomada
  • 200 ml de nata líquida para montar
  • 3 yemas de huevo
  • fruta confitada
  • Agua de azahar

Elaboración

Ponemos en un cuenco el agua templada en la que disolvemos la levadura fresca, añadimos 100 gr de harina de fuerza, 50 gr de azúcar y 1 yema de huevo. Mezclamos y dejamos reposar un par de horas.

En un cuenco grande ponemos la harina, la mantequilla o margarina blanda, las yemas de huevo y la nata. Mezclamos bien. Incorporamos las frutas picadas y la masa de arranque que teníamos reservada. Mezclamos todo bien, si tenéis amasadora podéis hacerlo con ella. Tapamos esta masa con un paño limpio y dejamos reposar.

Ponemos esta masa en los moldes y dejamos que la masa fermente una tercera vez, si queréis podéis acelerar este último paso introduciendo los moldes en el horno a 50ºC hasta que suban. Una vez que han subido los pincelamos con huevo batido y horneamos a 180ºC unos 30 minutos. Dejamos enfriar y espolvoreamos con azúcar glass.

Si no tenéis de papel podéis hacerlo vosotros con papel vegetal o incluso hacerlos en versión “minipanettone” horneándolos en moldes de flaneras. Aparte de frutas confitadas, podéis ponerle frutos secos, pepitas de chocolate…a vuestro gusto

Si no tenéis de papel podéis hacerlo vosotros con papel vegetal o incluso hacerlos en versión “minipanetton.

Feliz Navidad!!!!

Bssos