lombarda

 

 

Hola chic@s:

Comenzamos semana después de un día de fiesta, que tres días más ricos hemos tenido. A nosotros nos ha dado tiempo a todo, a hacer turrón, a poner el árbol de Navidad y a terminar encarguitos que tenía pendientes de la tienda.

Ya queda poquito para las fiestas de Navidad……, ays!! que ganitas tengo. Tengo que ir pensando en los menús de Nochebuena y de Nochevieja, porque tengo invitados esos días para cenar :-). El día de Navidad y Reyes libro jajajajajajaja.

Desde bien pequeña hay un plato super típico que siempre se cenaba el día de Nochebuena en mi casa. La lombarda. Mi madre la ponía año tras año esa noche 🙂 al igual que la pularda en la comida de Navidad, que recuerdos :-).  Mis hermanos y yo lo odíabamos, no nos gustaba nada, pero había que comersela.

Este año, va a estar conmigo en la noche de Nochevieja, con mi tía Mary, su hermana, y como a las dos le gusta mucho esta verdura, creo que me voy a animar a hacersela :-).

Su característico color morado no sólo alegra numerosos platos, si no que es indicativo de los importantes nutrientes que contiene para nuestra salud.

Esta hortaliza aporta pocas calorías y destaca por la cantidad de fibra que contiene, sustancia que satisface la sensación de apetito, lo que la convierte en un alimento adecuado en dietas de adelgazamiento.

La col lombarda puede adquirirse durante todo el año, aunque se encuentra en su mejor momento y se consume más en otoño e invierno, pues tradicionalmente los sabores fuertes se corresponden con las estaciones frías. Así, podemos elaborar apetitosas y reconfortantes sopas y cremas con esta hortaliza y también prepararla salteada junto con manzana, un plato típico de Navidad. En ensaladas, la col lombarda casa con frutos secos, queso y otras hortalizas como la zanahoria.

La col lombarda es más roja o azulada según la acidez o alcalinidad del terreno donde crece.

Feliz semana!!!!

Bssos.