Hola chic@s:

Qué tal la semana? ya si que podemos decir que el frío ya está aquí. Vaya bajada de temperaturas madre mía y encima con lluvia, granizo, no si hemos pasado de 27º a 17º en un día y mañana más frío……….es lo que toca, estamos en noviembre lo raro era el tiempo que hemos tenido en el mes de Octubre.

Hoy os voy a hablar de un reto de manualidades que me propuso una amiga de la infancia, Chus. Ella, como yo, estamos enganchadísimas a todo tipo de manualidades, de echo ya sabéis que incluso he abierto una tienda online www.quekukadas.com, donde vendo mis cositas.

Pues mi amiga, está apuntada a un sitio, que se llama “El Rincon de mis amigas”, donde cada mes una amiga que este apuntada, lanza un reto al resto de las chicas y tenemos un mes para llevarlo a cabo.

A principios del mes de septiembre, Chus me propuso que me apuntara al reto, y……. pues me anime jajajajajaja y el resultado es este:

bote crista 1 bote crista 2 bote crista 3 bote cristal

 

 

bote cristal

 

 

 

bote crista 2

 

Se trata de realizar una tapa de pasta de papel para botes de cristal. Para ser la primera vez que lo hago, el resultado no está mal  no? jajajajaja, la verdad es que ha sido super divertido este reto, me he animado y voy a hacer unos cuantos botes más para regalar estas navidades. Os dejo los pasos por si os animais a hacerlo, y el enlace de la página de mi amiga, que hace unas cosas super bonitas: el sitio de chus.

 

Lo primero, los materiales que necesitamos:

– Bote de cristal

– Pasta de papel

– Pincel

– Servilleta elegida

– Cola blanca

– Lija

– Pintura acrílica

– Rodillo

– Pincel

– Cordón o cinta para decorar.

 

Vamos entonces con el proceso:

  • Lo primero es trabajar la masa, tenemos que amasarla para darle calor con las manos y conseguir que se reblandezca.
  •  Una vez que ya la hemos trabajado, y se ha vuelto más blandita,  tenemos que hacer una bola que es la que con ayuda del rodillo vamos a aplastar. Con el rodillo tenemos que aplastar la pasta hasta conseguir un grosor de 3 mm aproximadamente y un tamaño igual a la tapa más unos 4 cm alrededor de la misma, 1 para la altura de la tapa y 3 para el volante. Yo me ayudé con un plato para cortar el círculo perfecto.
  • Apoyé el plato en las pasta y con un punzón, brocheta o cualquier objeto punzante, fui marcando alrededor del plato.
  • Con los dedos un poco húmedos vamos a quitarle las imperfecciones que se quedan cuando cortamos la pasta.
  • Ahora le vamos a aplicar la cola a la pasta Es el momento de utilizar la servilleta, para ello vamos a quitar las capas blancas que lleva la servilleta y nos vamos a quedar únicamente con la parte coloreada.
  • La ponemos con mucho cuidado encima de la pasta encolada, y con ayuda de las manos vamos a ir lentamente pegando la servilleta a la pasta, teniendo en cuenta lo débiles que son las servilletas.
  • Ahora le damos la vuelta, dejándola preparada para poner la tapa del frasco.
  • Nos toca encolar la tapa, por la parte de arriba y por los laterales de la tapa.Colocamos la tapa en el centro de nuestro círculo de pasta, dejándolo lo más centrado posible, para que el volante quede de la misma longitud.
  • Damos la vuelta con mucho cuidado, y vamos apretando la pasta ya con la servilleta pegada, a la parte de arriba y el lateral de la tapa.
  • Es el momento también de darle unos pellizquitos al volante para que se hagan las graciosas pinzas que hacen el vuelo a la tapa. Hay que dejarla secar. dejar toda la noche.
  • Una vez seca, hay que recortar la servilleta sobrante, para ello necesitamos una lija, puede ser de las de taco. Así es como queda una vez retirados todos los bordes.
  • Pintamos la parte de abajo y el lateral de la tapa de un color parecido al fondo de la servilleta. Con una pintura más oscura y descargando mucho el pincel en un trapito, aplicamos una sombra alrededor de toda la tapa, es un pequeño detalle que hace que el trabajo no sea tan plano.
  • Para proteger la tapa, le dí una capa de cola blanca.
  • También se puede dar un barniz que no dé color. Y por último el detalle del cordoncito, que le dá es aspecto rústico. Se puede usar cordón, rafia, lazos, puntillas o lo que tengáis por casa que penséis que puede quedar bien.
  •  Bueno, pues nuestro trabajo ha terminado!