Hola chic@s:

Comenzamos semana, ahora toca calor jajajaja, esto es una locura, ya tengo hecho el cambio de ropa en los armarios y ala ahora con calor, no falla. En fin, no creo que tarde mucho en volver el frío y a estabilizarse el tiempo.

Hoy os voy a hablar de los dichosos piojos y del contagio. Es una de los efectos colaterales de la vuelta al cole, a parte de los resfriados, gastronterítis y demás virus 🙂

Consejos para evitar que nuestros niños se contagien, en la medida de lo posible, ya que hay que tener en cuanta que  el medio favorece el contagio y muchos niños juntos durante horas, en cuanto uno tenga piojos, es una plaga muy difícil de controlar.

No es algo sencillo, especialmente cuando hablamos de niños pequeños que no tienen conciencia. Cuando hablamos de niños más mayorcitos, se debe procurar evitar el contacto directo entre las cabezas.

En el caso de las niñas, es recomendable que vayan al cole con el pelo recogido con coletas o trenzas hace que esté más controlado el contagio.

Se suele creer que el piojo salta de una cabeza a otra, pero no salta. Lo que hace es caminar y mantener el pelo suelto hace más factible que “se mude” a un nuevo hogar.

Utilizar repelentes naturales

Todo aquello que contribuya a mantenerlos alejados de las cabecitas de nuestros hijos, mejor.

Utiliza repelentes. Los hay farmacológicos que no son recomendados durante un largo período de tiempo, pero puedes utilizar repelentes naturales, como por ejemplo, perfumarles la cabeza con colonias o esencias de herbolario como lavanda, árbol de té o geranio.

También podéis encontrar en herbolarios algunos productos naturales que actúan como repelente, como esencia de árbol de té, esencia de citronella o quassia amara. Incluso podéis añadirlo al spray para el cabello.

Otro truco con buenos resultados es el de enjuagar el pelo del niño después de lavar el pelo con una mezcla de vinagre de manzana y agua.

Uno de los mejores trucos para mantener a raya los piojos es revisar la cabeza del niño con frecuencia y pasar la liendrera dos veces o tres veces por semana. Esto ayudará a detectar de forma temprana si existen piojos y poder aplicar el tratamiento inmediatamente si es necesario.

Asimismo, en ocasiones el tratamiento no mata todas las liendres y por tanto reforzar con la liendrera ayudará a eliminarlas. Cada hembra adulta pone 200 huevos, así que imaginaros la rapidez con la que se expanden.

Lo que tenéis que hacer es pasar la liendrera después del lavado y con el pelo mojado. Os recomiendo aplicar una buena cantidad de suavizante para que la liendrera deslice mejor y evitar tirones.

Otros consejos

Por último, enseñad a vuestros hijos que no deben compartir con otros niños cepillos ni peines, coletas, gorros, toallas, etc. Los artículos de uso personal son eso, personales. Enséñale que hay cosas que no se comparten.

Es preferible que guarden toallas, ropa y artículos personales en su mochila y evitar que estén en contacto con las de otros niños.

También es importante cepillarles el pelo con frecuencia para debilitar a los piojos y evitar que pongan huevos. Las niñas son más propensas al contagio, por tanto cepíllale al menos dos veces por día.

Espero que con todos estos consejos consigáis mantener los piojos a raya durante este curso escolar. Parecen ser cada vez más resistentes y difíciles de erradicar, así que procura prevenirlos antes que aparezcan.