altamira

Hola chic@s:

Qué tal la semana?, empezamos con frío pero ya por fin tenemos sooooool. Que alegría, después de tantos días grises, tanta lluvia, ciclogenesis dichosa, da gusto salir a la calle y que este el día soleado y encima van a subir las temperaturas, este fin de semana va a hacer bueno en casi toda España :-), nosotros vamos a aprovechar el buen tiempo y subiremos a la sierra madrileña a dar un paseito y de paso a ver a mi hermano.

Para hoy os traigo una noticia muy interesante. Las famosas cuevas de Altamira se reabren al público.

A partir del 27 de febrero de 2014 la cueva podrá volver a ser visitada como parte de un estudio experimental que tiene por objetivo analizar el efecto de los visitantes sobre las pinturas. Aunque en principio se señaló al mes de enero como fecha para la reapertura, las condiciones climáticas y ambientales de las últimas semanas han retrasado la reapertura.

A partir del 27 de febrero,  y hasta agosto un total de cinco personas podrán visitar cada semana la cueva. Los afortunados visitantes deberán llevar un mono y calzado especial, y no se podrán tomar fotos de las representaciones. Las visitas durarán 37 minutos y durante la estancia, personal del museo tomará datos sobre la temperatura y la humedad del interior de la cueva mientras hay personas en el interior.

Unas visitas que favorecen la conservación

Las cuevas de Altamira son uno de los legados más importantes de la Prehistoria y desde que fueran descubiertos han sido un objeto de visita que ha llamado la atención de numerosas personas, la presencia humana puede ser negativa para la conservación de las pinturas, por ello, con las visitas controladas de los próximos meses se pretenden obtener datos concretos sobre el efecto que el ser humano tiene sobre las pinturas.

Los afortunados visitantes serán elegidos entre todos las personas que se acerquen a visitar el Museo de Altamira, así que si no queréis perderos la oportunidad de visitarlas, acercaos con los niños hasta el Museo que se encuentran en Santilla del Mar, seguro que los más pequeños no olvidarán esta experiencia.

Bssos