dientes 1

 

Hola chic@s:

Comenzamos el lunes, el primero del mes de Marzo, que poquito queda para la primavera :-), que ganas de que llegue un poquito de buen tiempo, de solecito, para poder disfrutar más en la calle y dejar atrás tanta lluvia, tanto temporal, tanta ciclogenesis, que están los pobres del norte de España, más pasados por agua…….

Hoy os voy a hablar de la importancia que tiene que acostumbremos desde bien pequeños a los peques a que se laven los dientes. Este sábado a mi niña pequeña, Carla, le han empastado una muela. Pobrecita, que semana ha pasado con dolor de muela. Unos noches la pobre que no ha podía casi dormir y que molestos son los dolores de de boca.

Los niños, desde que tienen dos años, deben aprender a lavarse los dientes, ya que tienen casi todas las piezas dentales y es fundamental que mantengan unos buenos hábitos de higiene para evitar las caries y otros problemas.

Cepillado de los dientes

Lo mejor es comprarle un cepillo de dientes adaptado a su edad y con las cerdas suaves. En el mercado existen muchos modelos, así como pastas de dientes específicas que además suelen tener dibujos o motivos infantiles para hacerlos más atractivos. No es necesario poner demasiada pasta de dientes en el cepillo, sólo un poco.

Un vez que tengamos todo lo necesario podemos comenzar lavándonos los dientes al mismo tiempo, ya que a cualquier niño le encanta imitar a los mayores. El cepillado de dientes debe ser como un juego para que se habitúe y no lo vea como un castigo, por eso conviene empezar pronto.

Hemos de procurar que se cepille de arriba a abajo la zona interna y externa, incluso la lengua, por eso debemos estar con él mientras se lava los dientes para asegurarnos de que aprende a hacerlo de forma correcta.

Asimismo, es importante que se cepille los dientes todos los días, a ser posible después del desayuno, la comida yespecialmente tras la cena.

Consejos para una buena salud bucal

Además de cepillarse todos los días los dientes, debemos acudir al dentista anualmente desde que tiene dos años para que le haga una revisión, evitando así problemas en el futuro y solucionando las posibles caries antes de que empeoren.

La dieta no debe ser rica en azúcar, como sucede con el exceso de dulces o bebidas azucaradas, ya que el niño se acostumbrará a este tipo de sabores y tendrá más posibilidades de caries, tanto de niño como de adulto.