linea

Hola chic@s:

Mitad de la semana, ya es miércoles. Desde que estoy en el paro se me pasan las semanas más rapidas, dentro de nada Navida 🙂

Cuchicheando por la red, he encontrado una noticia muy interesante. Por la visto ya ha lleado la última revelación en dietas, adios al método Dukan, ahora tenemos, el método “entulínea”, os cuento:

Puede parecer una utopía, pero hay quien dice que adelgazar comiendo de todo es posible. De hecho es una posibilidad de lo más sensata. Últimamente están apareciendo algunas nuevas formas de adelgazar que no hacen de la privación de alimentos su primer mandamiento, si no que optan por la moderación, el autocontrol y la compensación.

En esta línea, y nunca mejor dicho, está El método entulínea de Weight Watchers, un libro que llega por fin a España prometiendo que es posible adelgazar y conseguir un peso saludable si alcanzamos una relación sana con la comida. Es decir, si combatimos los malos hábitos con pequeños cambios, marcaremos una gran diferencia.

Comer demasiado rápido, saltarse comidas, consumir mucho azúcar o una alimentación demasiado grasa son algunos de los grandes problemas a la hora de conseguir adelgazar. Pero para ello no es necesario matarse en el gimnasio ni alimentarse a base de frutas y verduras. ¿Quieres saber cómo se puede adelgazar comiendo de todo?

Obviamente, cuando decimos que se puede comer de todo, no significa que puedas basar tu alimentación en patatas, pizza y hamburguesas. Pero sí es posible comer estos alimentos siempre y cuando se haga con la cabeza más que con la vista. Es decir, hay que ser conscientes de que son alimentos más calóricos y por tanto hay que tomarlos con moderación, compensando su ingesta con algo de ejercicio extra o combinándolo con alimentos saludables.

En esta dieta todo cuenta: el pan que se pica mientras llega la comida, el café con azúcar de después, el refresco que se elige en vez del agua, la galleta que te ofrecen tus compañeros de trabajo… Y por ello es necesario escribir todo lo que se come en una lista, para llevar un exhaustivo control de lo que se ingiere.

De lo que se ingiere y de lo que vale cada alimento, porque con este método no se cuentan calorías pero sí ProPoints. Todos los alimentos tienen estos “puntos” y según el tipo de persona, de edad y de género, cada uno tiene unos puntos que no puede sobrepasar si quiere perder peso. Por ello, anotándolo todo, sabemos los puntos que nos quedan para el resto del día.