ninos_piscina

Hola chic@s:

Ya por fín está aquí el calorcito, esta semana vamos a batir records de temperaturas máximas, así que, a estar a la sombra, si es que tenemos que estar en la calle, a hidratornos muy bien, sobre todo los niños y las personas mayores y si podemos a disfrutar de la piscina y de la playa. 🙂

Hay muchos niños y personas adultas que tienen miedo al agua. He encontrado este artículo bastante interesante, un tratamiento para paliar el temor al agua a los más peques de la casa.

Principales causas del miedo al agua

Impacto educativo. Producido por la proyección del propio miedo del adulto en el niño, mediante el cual el niño desarrolla un miedo irracional sin conocer el medio.
Experiencia traumática. De un suceso de inicio de ahogamiento u otra vivencia que se recuerda con ansiedad y estrés provocando el entorpecimiento de la recuperación del equilibrio interno.

La primera regla a tener en cuenta para ayudar al niño, es no forzarle nunca a afrontar el problema de forma directa. Es muy importante transmitirle en todo momento la sensación de que se encuentra seguro y acompañado, que vamos a estar en todo momento junto a él.

Cuando la fobia es severa conviene solicitar la ayuda profesional, en cuyo caso el tratamiento consistirá en una serie de pautas terapéuticas, entre las que pueden aplicarse:
Exposición gradual y progresiva al medio acuático. Procurando que el agua cubra al niño hasta alturas que le resulten casi intolerables para irlas superando poco a poco bajo supervisión. En este aspecto irá generando confianza.
Desensibilización sistemática. Es una terapia similar a la anterior, pero sin entrar en contacto con el medio, se practica de forma imaginaria.
Terapia cognitiva. El niño aprende a identificar sus pensamientos negativos y los sustituye por otros más positivos desterrando los miedos irracionales mediante la colaboración del terapeuta.
Práctica de métodos de respiración diafragmática y aplicación de recursos de relajación muscular progresiva.

Bssos.