alcachofa-55885-400-300-80

Hola chic@s:

Mitad de semana, ya queda poquito para el viernes, esta chupado….., esta semana va de trucos y consejos, esta vez unos trucos que la mayoría de nosotr@s necesitamos a diario, aliviar las contracturas tanto del cuello como de la espalda. Particularmente a mí me duele muchísimo la espalda. El estres diario y sobre todo las malas posturas son las causas principales de mis contracturas tanto en el cuello como en la espalda, por mí, estaría todo el día en el fisio para que me diera masajes, pero creo que con estos trucos voy a conseguir aliviar mis dolencias, espero que vosotr@s también. 😉

Una contractura es un nudo en el músculo. La presencia de este nudo impide que la sangre fluya con normalidad y evita que el flujo sanguíneo llegue a las células musculares acumulando toxinas. Las terminaciones nerviosas reaccionan enviando al cerebro señales y provocando ese dolor tan insoportable.

La clave de la solución es deshacer este nudo para que la sangre pueda fluir con normalidad. Te damos algunos remedios caseros que te ayudarán a aliviar estos molestos dolores.

La aromaterapia es otro de los grandes aliados para conseguir relajarnos y aliviar tensiones. Aceite esenciales de alcanfor, jengibre, romero, tomillo o lavanda pueden ayudarte a acabar con las contracturas.

Los estiramientos y el fortalecimiento de los músculos es esencial a la hora de tener buena salud muscular y ósea. Por eso, el yoga, el tai chi, el pilates o la natación son buenas opciones para mantener el cuerpo activo, a la vez que sano.

Mezcla una infusión de tomillo o romero con arcilla y aplica la mezcla en la zona afectada por el dolor. Deja reposar la mezcla durante 20 minutos y una vez retirada, aplica algún tipo de pomada o aceite para suavizar la piel.

Otra opción es masajear la zona afectada con gel o ungüento de árnica. El árnica es una hierba perenne que se utiliza mucho para preparar remedios homeopáticos.

Las infusiones son otra opción a la hora de aliviar el dolor. Mezcla ulmaria, sauce y harpagofito. Prepárate la infusión y tómatela varios días o semanas seguidas. Las plantas medicinales tardan en hacer efecto pero , si eres constante, notarás alivio pronto.

Envuelve una raíz de jengibre con hojas de col. Colócalo en el horno durante una hora y una vez asado, corta en trozos la raíz.
Coloca las rodajas en la zona del dolor y sujétalas con gasa. Déjalo reposar durante 20 minutos.
Ponemos las rodajas calientes en la espalda, en la zona donde tenemos dolor y lo sujetamos con una gasa. Lo dejamos reposar, al menos, durante 20 minutos.

Preparar un baño relajante y aromático es otra de las opciones para conseguir acabar con las tensiones y el dolor muscular. La receta es agua caliente, 250 gr. de sales de Epsom, 5 gotas de aceite esencial de mejorana, 5 gotas de romero y otras 5 de lavanda.

Ésta es una de las opciones pero no la única. Deja volar tu imaginación y dedícate un tiempo para ti en tu bañera.

Según la medicina tradional china, las contracturas están directamente relacionadas con el estado del hígado, quien controla los tendones. Por eso, es muy recomendable depurar el hígado con plantas como la alcachofa o el cardo mariano.

Bssos