herrmanas

Hola chic@s:

Empezamos semanita corta, el miércoles es fiesta y el jueves, en Madrid, es fiesta también. Pero vaya semana, madre mía que frío hace, esta nevando, lloviendo, el tiempo está locooooo, a ver si es verdad que a partir del jueves vuelve otra vez el tiempo primaveral, que ya estamos en mayo. 🙂

El otro día leí esta noticia que os traigo hoy, me pareció super curiosa, la casualidad de estas tres hermanas andaluces que han sido abuelas el mismo día. 🙂

Mari (64), Pepi (58) y Rosi (56) son hermanas y, desde el 15 de abril, abuelas simultáneas. La casualidad quiso que tuvieran sendos nietos el mismo día, “un jaleo”. Los tres partos se sucedieron a lo largo de una “intensísima” jornada en la que todos los miembros de la familia Díaz Aragón pasaron horas colgados al teléfono y derramando alguna que otra lágrima. Todo su pueblo, Puerto Real (Cádiz), está encantado.

La historia, que adelantó El Independiente de Cádiz, está llena de anécdotas y casualidades extraordinarias. Las tres jóvenes parturientas, todas con el mismo grupo sanguíneo, eran primerizas y ya habían salido de cuentas: Rocío, hija de Mari, tenía previsto el parto para el 12 de abril; Gloria, nuera de Pepi, para el 9; y Susana, nuera de Rosi, para el 1. Gloria y Susana hasta compartieron habitación en el Hospital Universitario.

Los tres bebés, Antonio, Noa y Rubén, nacieron por parto natural y con el grupo sanguíneo de sus madres y a los tres “se les cayó el cordón umbilical el mismo día”. No solo ellos cumplirán años ese día, también otra hija de Mari, Inmaculada, que celebraba su 35 aniversario. “Ha sido un bombazo”, dice Mari entre risas, que cuenta que el dolor de vértebras que tenía desde hacía tiempo se le quitó con la emoción.

Las futuras madres, unas “niñas que siempre han estado juntas, aunque no sean hermanas”, explica Mari, fueron anunciando sus embarazos de forma consecutiva para regocijo familiar. Las futuras abuelas no se lo terminaban de creer, ya que entre las bodas de unos y otros primos habían pasado muchos meses. Susana, casada con Daniel, hijo de Rosi, fue la primera en ingresar en el hospital, el día 14, y la última en alumbrar a su bebé, a las 19 horas del 15.

No le dieron importancia a lo sucedido, hasta que se vieron en la prensa una semana después La “facilidad de los móviles”, señala Mari, hizo que todos siguieran al minuto los acontecimientos, ya que Rocío, su hija —casada con Antonio—, estaba en otro centro, el San Rafael de Cádiz. Gloria, casada con Iván, hijo de Pepi, fue la más temprana, ya que tuvo el bebé a las 8 de la mañana. Las tres abuelas hablan de lo sucedido con ilusión, aunque Mari apunta que en un principio no le dieron importancia a lo sucedido, hasta que se vieron en la prensa una semana después.

Todas destacan al otro lado del teléfono que pertenecen a una familia muy unida, “la herencia que nos dejó nuestro padre es que estuviéramos unidos, siempre tenemos motivos para juntarnos”. Ahora esa herencia se ha multiplicado: Mari, Pepi y Rosi tienen cuatro hermanos más y entre todos suman 17 hijos y 13 nietos. Los siete hermanos tienen todos “un hijo nacido en el mes de abril”; Mari cumple sus años el día 11 y uno de sus hermanos el día 20. “Alucino”, dice.

A las abuelas —para Rosi es el primer nieto, pero Mari tiene ya uno de 15 años— nadie les ha regalado nada de momento, “todo para los niños, que son los protagonistas”, señalan. En Puerto Real les dicen que les ha tocado la lotería, “pero yo les digo que nos ha tocado el gordo”, explica Mari, que aventura que necesitarán “muchas sillas” de ahora en adelante cuando se reúnan en la casa familiar de Chiclana. Y más regalos para su “amigo invisible”.

Bsso