abeja

Hola chic@s:

Que gusto dá ver el cielo tan azul y el solecito todo el día. Parece que por fín ya tenemos aquí el buen tiempo, seguro que dentro de unos días ya nos estamos quejando de que hace mucho calor y que no vendría mal un poquito de lluvia. Aunque este año, de lluvia si que no nos podemos quejar, porque hemos tenido bastante.

Este fin de semana, en el telediario han dado la noticia de la que hoy os quiero hablar. La preocupación por la desaparación de las Abejas. No es que yo sea muy amiga de estos bichitos, más bien los tengo pánico, pero es verdad que es una preocupación y os explico el por que.

A inicios del 2011 un informe de las Naciones Unidas expresó su preocupación por la aún inexplicable mortandad masiva de abejas en varias regiones del mundo. Aunque el fenómeno afecta principalmente a Europa y América del Norte (y otros países industrializados) de acuerdo a las cifras citadas la muerte súbita de estos insectos alcanzaría el 85% en algunas regiones, produciendo el asombro de la comunidad científica y encendiendo las alertas de la FAO.

Para entender la importancia del problema basta solo recordar que mas del 70% de los vegetales que alimentan al mundo son polinizados por las abejas, lo que quiere decir que si desaparecieran la producción alimentaria mundial sufriría graves consecuencias en el corto plazo. Según cifras del informe en los últimos años las colonias de abejas disminuyeron más del 20% en Europa, 30% en Estados Unidos llegando inclusive a 85% en Oriente Próximo. Conscientes de ello varias investigaciabejasones se encuentran en marcha para encontrar el origen de esta desaparición y no son pocas las hipótesis que se manejan.

De acuerdo a un documenabejastal televisivo reciente (ARTE) las primeras conclusiones de este trabajo indicaron que la contaminación por pesticidas podría ser el origen de la merma de estos insectos en Europa. Esta línea se basa en la prohibición de un insecticida elaborado por una empresa farmacéutica alemana luego de que fuera puesto en entredicho en su país al ser responsabilizado como causante de la muerte de miles de colonias de abejas. Al menos siete apicultores perdieron la casi totalidad de su cría y demandaron a la empresa por perjuicios. Sin embargo esta posible explicación no se aplica a todos los casos, por lo que otras líneas de investigación llevadas a cabo esencialmente por el INRS de Francia y la Universidad de Illinois enfocadas en la identificación de parásitos, virus y bacterias no han sido del todo concluyentes, aún.

Por otro lado, para los apicultores que todavía conservan técnicas tradicionales de cría y cruza de abejas el problema es otro. Durante el último siglo la industrialización ha obligado a aumentar el número de  introduciendo nuevas metodologías de crianza destinadas a mejorar el rendimiento. En la actualidad, no solo se crían para producir miel sino que son utilizadas como vectores polinizadores en campos de monocultivo. El más conocido de estos casos se encuentra en el valle de California donde el cultivo de almendros (especie introducida en el siglo XVIII) requiere cada año de esta masa de obreros para polinizar en tiempo y obra miles de hectáreas en solo algunas semanas. Para lograrlo, miles de colonias de abejas de todo el país son trasladadas al oeste del país alterando la fisiología y el hábitat de los insectos. La desaparición de los mismos pone en aprietos esta industria millonaria por lo que se necesitan cada vez más colonias para suplir la demanda.