Hola chic@s:

La caries es una enfermedad de la dentadura muy habitual que afecta a niños y adolescentes. Además de las precauciones clásicas y conocidas, como un cepillado correcto y una higiene adecuada, el sellado dental es un recurso que debe tenerse en cuenta.

La técnica del sellado dental se conoce desde la década de los 60, y con el tiempo se ha ido perfeccionando. Actualmente, consiste en una pintura líquida, que se aplica encima de las zonas de la muela donde puede haber más riesgo de caries. Se trata de las “zonas trituradoras”, aquellas que se emplean para masticar los alimentos. El líquido es del mismo color que el esmalte dental, se endurece rápidamente y puede arreglarse si sufre algún desperfecto.

Así, el sellado dental cubre los huecos de la muela que podrían favorecer la aparición de este trastorno. La caries es una afección que consiste en el crecimiento de algunas bacterias y gérmenes en los pequeños restos de comida, especialmente de azúcar, y transforman dichos restos en ácidos. La acidez daña el esmalte dental y provoca que la muela quede hueca por dentro.

Los especialistas aseguran que aplicar esta técnica es útil prácticamente a cualquier edad. Los odontólogos, proponen el momento en que a los niños les crecen las primeras muelas permanentes. Esto suele ocurrir entre los 5 y los 7 años. Posteriormente, deberá volver a realizarse la operación entre los 11 y los 14 años, ya que aparecen las segundas muelas permanentes. Puede que sea necesaria otra capa sobre las piezas dentales llamadas premolares.

En algún caso, es aconsejable aplicar la técnica directamente sobre los dientes de leche, en los más pequeños. Esto suele ocurrir cuando el niño presenta una dentadura muy irregular, o unas piezas dentales con muchas grietas y ranuras. También puede llegar a ser recomendable el uso por parte de jóvenes y adultos, si el dentista les alerta de que son especialmente propensos a la caries.

Bssos