Hola chic@s:

Hace años que se habla de la posibilidad de saber si una mujer embarazada espera a un bebé con síndrome de Down mediante una prueba no invasiva que no comporte riesgo de aborto. Ahora parece que la posibilidad se hace realidad, ya que el test ya existe y hace una semana que se comercializa en clínicas de Alemania, Austria, Liechtenstein y Suiza.

El nombre comercial del test es PraenaTest y ha sido desarrollado por la empresa LifeCodexx. En principio, la prueba está dirigida exclusivamente a embarazadas con un tiempo de gestación superior a 12 semanas y con un riesgo alto de tener un bebé con síndrome de Down.

El test detecta si el feto tiene síndrome de Down mediante un análisis de sangre de la madre. Se dice que no es una prueba invasiva porque no se invade el espacio del bebé y así se elimina el riesgo de aborto de la amniocentesis, que es de entre un 0,5 y un 1%. La prueba es totalmente fiable, pues tiene una sensibilidad del 100%, no habiendo falsos negativos, y una especificidad también del 100%, no habiendo falsos positivos.

La empresa que lo comercializa defiende el producto explicando que el objetivo es reducir el número de abortos (hasta 700 al año solo en Alemania) derivados de las pruebas invasivas.

Lifecodexx, por su parte, ha declarado que está preparando nuevos tests para detectar otros problemas cromosómicos que puedan darse durante el embarazo, haciéndonos pensar que, si esto sigue así, será difícil ver en el futuro a personas que nazcan con algún desorden genético.

El debate está servido ahora en España. Personalmente hace ocho años, cuando estaba embarazada de Lucia, mi hija mayor, tuve que elegir entre hacerme o no la amiocentesis, el análisis de sangre que hace para determinar los valores dio positivo y claro habría una posibilidad de que mi niña viniera con Síndrome de Down. No me la hice, estaba segura de que mi niña venía “bien”. Cuando me quede embarazada de mi segunda hija Carla, la situción fué totalmente distinta fuí yo la que decidí hacerme la prueba aunque el análisis no diera positivo, una situación familiar me hizo cambiar de opinión. Lo pase mal, psicologicamente mal, el echo de perder a mi bebé ante esta prueba invasiva, amiocentesis, me hacía sentir fatal, estuve toda una semana en cama sin moverme….., todo salió bien, pero desde luego si hubiera tenido la posibilidad de elegir este, vamos ni pensarmelo. 🙂

Bssos