Hola chic@s:

Tras recurrir a robots, monstruos, animales y juguetes para protagonizar sus películas, los estudios de animación  Pixar echaron mano por primera vez del tradicional mundo de las princesas para contar en Brave el conflicto de una madre y su hija en un imaginario reino escocés.

El personaje principal, la joven Mérida, es una adolescente de llamativa melena pelirroja que siempre ha mostrado más interés en montar a caballo y disparar con arco que en las labores propias de la heredera al trono, una rebeldía que llevará la relación con su estricta madre hasta el límite.

Brave, proyecto que comenzó en 2005, nació de la idea de Brenda Chapman, quien se inspiró en sus conflictos con su hija para elaborar un primer guión que convenció a los responsables del estudio.

Chapman dirigió el filme en sus inicios, luego fue reemplazada por Steve Purcell quien fue sustituido hace un año y medio por Andrews, un hombre de Pixar que hizo carrera como guionista antes de debutar como director de largometrajes con Brave.

Andrews, de raíces escocesas y aficionado a la cultura de ese país, había sido asesor de Brave desde el principio y fue el elegido para dar un impulso al proyecto que había llegado a un punto de bloqueo.

Estéticamente, Brave recoge el encanto casi mágico de las tierras escocesas, algo que ha sido calificado por publicaciones como The Hollywood Reporter como de “delicia”, si bien en su crítica echó en falta que Pixar hubiera tomado más riesgos en términos de guión.

Brave se proyecta tanto en 3D como en las tradicionales dos dimensiones

Creo que el próximo  fin de semana nos vamos al cine. 🙂

Bssos