Hola chic@s:

Comenzamos el mes de Agosto. Como pasa el tiempo, se que es un tópico decirlo, pero se me ha pasado este mes de Julio volando, seguro que las dos semanitas que tengo de vacaciones se me pasan igual de rápidas 🙁

Durante todo el año, y, por tanto, también en verano, los niños deben hacer cinco ingestas diarias, es decir, desayuno, almuerzo a media mañana, comida, merienda y cena, incorporando a cada una de ellas todos los alimentos contemplados en la pirámide nutricional, acompañando siempre su alimentación de una correcta hidratación y la práctica constante de ejercicio físico.

Los niños deben empezar el día con energía también en vacaciones, dado que suelen practicar mucha actividad física al aire libre. El desayuno es una de las ingestas más importantes del día y debe cumplir con la fórmula ideal, que es un lácteo, una pieza de fruta natural y cereales.

Los expertos recomiendan que , en vacaciones, dado que se suele tener más tiempo libre, es recomendable que los padres preparen conjuntamente con sus hijos las comidas, para que poco a poco interactúen con los alimentos y disfruten de ellos.

Una correcta hidratación diaria es fundamental a lo largo de todo el año, pero en verano, debido a las altas temperaturas y a la práctica de actividades físicas al exterior, es todavía más importante.

Os dejo una propuesta de menú semanal para mantener unos hábitos saludables también en verano.

Bssos