Hola chic@s:

Estamos de enhorabuena!!! la Kalabaza de Pippa tiene nuevo espectáculo,  es una evolución del anterior en el que cambia la historia, escenografía, el ritmo de la función y hay tres canciones nuevas. CD y DVD para Navidades….

Cuando Pippa, con el guapo subido, la sonrisa llena de dientes y el pelo azul-azul, tan azul como el mas azul de los de los azules ojos del gato Estanislao, llegó a la conclusión de que podía conseguir la suficiente cantidad de pipas como para aguantar todo un año sin depender de la tacaña paga semanal que la abuela Cleta le daba, no lo dudó.
Simplemente tenía que enterrar una pipa. Para ello, buscó LA MACETA, plantó la pipa que mejor aspecto tenía y la regó abundantemente con el contenido de una botella de vidrio de superficie rugosa, que tenia una etiqueta con un mono de color amarronado. Después de esto, volvió al estuche de colores, al cuaderno blanco y se tumbó en la alfombra del salón.

Era verano y gorgojeaban las palomas cuando abrió los ojos y recordó la siembra. Bostezando, con los ojos medio pegados y rascándose el pelo azul-azul, tan azul como el mas azul de los azules ojos del gato Estanislao, caminó hacia el balcón.

Colgando de un ridículo tallo verde que salía de la minúscula maceta, aparecía una enooooooorme calabaza que amenazaba con aplastar los coches que ralentizaban, incrédulos, su marcha al observar aquella monstruosidad que bloqueaba completamente la visión del cielo.

Será un OVNI?
Será un asteroide?
Será… Qué será, será? Cosa de diablos? De demonios? Murmuraba la gente sin poder apartar los ojos del megacalabazón que parecía flotar justamente por debajo de las nubes y que casi, casi podía tocarse con la punta de los dedos.

Pippa que creía haber escuchado en alguna peli las palabras Ovni o Asteroide, no tenía muy claro el significado que tenían,  pero no debiera ser algo demasiado bueno cuando causaban tanto revuelo y respeto… Así que, con paciencia, imaginación, maña y  sobre todo, diligencia para  que nadie en la casa se enterase de lo que estaba sucediendo, Pippa logró dejar asegurada aquella anaranjada monstruosidad de tan penetrante como agradable olor en mitad del trastero. Notó al instante  lo mágico que debía haber en esta voluptuosa montaña, a la que solamente los mas grandes portaaviones podían hacer sombra, porque siendo como era de gigante, pasaba sin problemas por puertas y huecos de escaleras, sin que peso, tamaño ni consistencia, supusieran un gran esfuerzo ni para sus ocho años ni para sus débiles brazos y  flacuchas piernas.

Las entradas oscilan entre los 12 €, empezará a exhibirse en el Teatro Nuevo Alcalá el día 15 de Abril y hasta las navidades.

No nos lo podemos perder kalabazos!!!!

Bssos