Hola chic@s:

El Síndrome Premenstrual afecta cada vez a más mujeres en el mundo. También se lo conoce como Tensión Premenstrual. Puede mostrar síntomas dispares que lo confundan con enfermedades crónicas o agudas variadas. La clave que lo pone al descubierto: se presenta entre 7 y 14 días antes de la menstruación. ¿Cómo reconocerlo y tratarlo de forma natural?

Es un conjunto de síntomas que se presentan por lo general desde el día 14º del ciclo menstrual, cuando se inicia la fase de ovulación, hasta la aparición de la regla. Puede ser bastante camaleónico: no presentarse todos los meses, variar en intensidad, incluso algunos síntomas pueden manifestarse a veces, y otras no. Y no siempre tienen que ser “síntomas negativos”: hay mujeres que experimentan una gran energía y se sienten especialmente creativas durante ese período.

En muchos sitios encontramos consejos y trucos para aliviar estas molestias y todas tenemos nuestro “secreto”, pero la verdad es que realmente no hay una panacea que libere a todas las mujeres del planeta de este desagradable visitante; esto es principalmente, porque cada una lo sufre de forma distinta. De ahí la dificultad que tuvo para ser diagnosticado como un trastorno real y no psicológico por parte de la ciencia médica.

Cada mujer, lo sufre de una manera, la mayoría de ellas de forma tolerable que no va más allá del  dolor de ovarios, migraña, decaimiento, alteraciones del carácter, dolor de espalda, de riñones, retención de líquidos e hinchazón, granos, falta de apetito sexual, tristeza y depresión. Uf!!! casi nada!!!

El SPM suele clasificarse generalmente en cuatro grupos:

Tipo A: donde los síntomas predominantes son la ansiedad (de la que toma su nombre), irritabilidad, tensión nerviosa y cambios de humor.

  1. Tipo C: donde predominan la apetencia por determinados alimentos (carbohidratos del que toma su nombre) para aliviar sus síntomas principales que son fatiga, desmayos, desvanecimiento, palpitaciones, dolor de cabeza y cefaleas.
  2. Tipo H: donde los síntomas predominantes (edema y/o hinchazón de manos, cara, mamas, pies, tobillos y abdomen, sensibilidad, congestión y tensión mamarias, aumento de peso -al menos, más de 1,5 kgs-, sensibilidad dolorosa y malestar general, sensación de no tolerar ser tocada) son causados por una hiperhidratación (de ahí su nombre) en determinadas zonas.
  3. Tipo D: donde el síntoma predominante es la depresión (de ahí su nombre) y que incluye otros síntomas como la confusión, pérdida de memoria, negligencia, llantos, pensamientos suicidas y/o autodestructivos.

Una  dieta saludable, puede ser de gran ayuda para sobrevivir al síndrome premenstrual, ingiere alimentos dulces ricos en azúcar, flanes, yogurt, arroz con leche; también chocolate. Pero no te atiborres de ellos, come muchas frutas y verduras frescas que te aliviarán el estreñimiento propio de aquellos días y por último no olvides beber mucha, pero mucho agua, para ayudar a tu organismo a deshacerse de las toxinas.

También un ejercicio físico suave, no se trata de practicar montañismo o artes marciales, simplemente ponte ropa y calzado cómodo y date una buena caminata por un parque o algún sitio agradable que también te relaje. Verás como te ayuda.

Y finalmente cuando comienzes a sentir los síntomas del síndrome premenstrual, elige la ropa y zapatos adecuados, escoge prendas sueltas, que no se ciñan al cuerpo ni te aprieten, especialmente la zona de los ovarios y estómago. También ten especial cuidado en mantener calientes tus pies, ya que el frío es un gran enemigo; ponte zapatos planos, amplios y confortables que mantengan tus pies calientes para evitar que la sangre fría suba desde tus pies hasta la zona del útero, contrayéndolo. Esto dificulta la expulsión de sangre menstrual.