Hola chic@s:

El autismo es un trastorno neurológico que se suele detectar antes de los 3 años de edad y que está cada vez más extendido. Según un reciente informe, en Estados Unidos, uno de cada 88 niños tiene autismo y lo han declarado epidemia nacional. Trabajar con estos niños desde pequeños es fundamental para que gocen de total autonomía en el futuro.

Los niños con autismo necesitan de muchas cosas, pero las más importantes son amor y constancia, ya que los que sufren de esta patología necesitan seguridad sobre las cosas que vivirán (que el mundo sea predecible) una buena rutina y no un caos. A veces el lenguaje oral no es el mejor para comunicarse con un autista, no porque sean incapaces de entenderlo sino porque los tiempos que llevamos en la sociedad actual nos hacen hablar muy rápido y utilizando más palabras de las necesarias, por eso al hablar con un autista siéntese frente a él, respire ondo y hable pausado con frases cortas. Intente adémas comunicar cosas por otros medios, la música, los libros, el arte, etc.

Desafortunadamente, en la actualidad, un considerable número de profesionales relacionados con niños no detectan el Autismo, aunque se espera que esta situación mejore y que los casos en edades mas tempranas sean remitidos a los especialistas para una intervención mas temprana. Enfermeros y educadores infantiles que trabajan con bebés y niños pequeños están en una posición privilegiada para reconocer posibles señales que garanticen la investigación.
Dado que las dos terceras partes de los niños con Autismo tienen también otras incapacidades en el aprendizaje, las comunidades de cuidadores y educadores infantiles que trabajan con estos niños deben ser los primeros profesionales en detectar el Autismo. En niños sin problemas adicionales de aprendizaje, el personal sanitario debe ser el que reconozca retrasos o desviaciones del desarrollo normal. La comunidad de pediatras infantiles deben ser también trabajadores sanitarios claves en aquellas familias cuyos niños hayan tenido dificultades pre y postnatales que pudieran ser asociadas con el Autismo.

Bssos