Hola chic@s:

En muchos países europeos se practica el llamado “parto ambulatorio” (no confundir con el “alta voluntaria”; viene del alemán “ambulante Geburt”). Eso significa que la madre y el bebé vuelven a casa tras un parto hospitalario durante las primeras 24 horas, sin haber formalizado un ingreso en el centro. El concepto se basa en que una mujer que ha tenido un parto normal y su bebé está sano y no presenta ninguna complicación tras el parto no precisa ingreso, al no ser considerada una paciente, como es el caso de Victoria de Suecia.

A continuación, comienza la atención posparto a domicilio por una matrona. En Alemania y Austria, en el caso de ser una matrona de la Seguridad Social no hay coste adicional y se suelen realizar unas ocho visitas durante las primeras semanas, según las necesidades de la mujer. Si la mujer ha contratado a una matrona particular de confianza, para que le lleve el embarazo, el partoy el posparto, hay una tabla de tarifas – muy razonables, por cierto- de las que la Seguridad Social devuelve un 80% del importe, siendo el 20% restante pagado por la madre.

Otra de las grandes ventajas, es que durante el trabajo de parto la mujer permanece en casa acompañada por una matrona. Durante el período de dilatación la mujer es controlada por la comadrona hasta que considera que es momento de acudir al hospital.

Mientras tanto puede sobrellevar las contracciones en casa, dándose baños de agua templada, moviéndose libremente, con lo cual se acorta también el tiempo en el hospital previo al parto.

A la hora de planificar un parto ambulatorio es imprescindible organizar la logística de la casa por lo menos para la primera semana, para poder llegar a casa tras dar a luz y no tener que ocuparse de cocinar. La mayoría de las mujeres que se van a casa a las pocas horas de dar a luz tienen ya hijos que atender y esa opción les da mucha facilidad para evitar una larga separación de ellos.

Una ventaja del parto ambulatorio es que implica una considerable reducción del gasto sanitario, ya que la permanencia de la “paciente” en el hospital es más corta, con el ahorro que ello supone en camas, material y atención profesional.

Bssos