Hola chic@s:

Este fin de semana taaaaan largo lo tengo liadísmo. Manualidades pendientes con mis enanas, algún pedido que terminar de mis queridas fofuchas, y creo que de este año no pasa, y este sábado por la mañana bien temprano, me voy a poner el mandil y manos a la masa jajajajaja. Si creo que por fin  voy a preparar mi primer Roscón de Reyes, ya os podré fotos para que veáis el resultado, de momento os dejo la receta y los pasos que voy a seguir. La receta es de la pagina javirecetas.com, viene muy bien explicado paso a paso y con fotos muy ilustrativas 🙂

Ingredientes para hacer Roscón de Reyes (para unas 8 personas):

  • 350 gramos de harina de trigo (debe ser harina de fuerza)
  • 25 gramos de levadura fresca
  • 130 gramos de leche entera (125 ml)
  • 100 gramos de azúcar
  • 75 gramos de mantequilla en punto pomada
  • 1 huevo entero más 1 yema
  • ralladura de 1 naranja
  • 1 cucharada de ron añejo (del oscuro)
  • 1 cucharada pequeña de aroma de azahar (tiene que ser aroma apto para alimentación)
  • 1/3 de una cucharada pequeña con sal fina
  • Para decorar el roscón (aquí lo que tu prefieras): fruta escarchada, azúcar, almendras fileteadas, …
  • Utensilios necesarios: necesitarás un pincel para pintar con el huevo batido, papel film transparente y varias hojas de papel de hornear.

PREPARACION

1º) Antes que nada vamos a disolver la levadura fresca en la leche y la dejaremos 15 minutos para que vaya activándose la levadura. La leche tiene que estar templada (tibia, no caliente) y lo mejor es meter el bloque de levadura en la leche y con las manos muy limpias disolver la levadura frotándola con los dedos.

2º) Ahora de los 350 gramos de harina de la receta reserva 30 gramos para amasar. El resto de la harina (320 gramos) la ponemos en un bol grande bien tamizada. Añadimos en el centro la ralladura de naranja y el azúcar y esperamos que pasen los 15 minutos del paso anterior. Cuando hayan pasado añadimos también en el centro la leche con la levadura. Ahora mezclamos con una espátula removiendo en el centro del bol incorporando poco a poco la harina del fondo y de alrededor (pero sin incorporarla toda) hasta que se forme una papilla.

3º) Cuando tengamos esa papilla formada añadimos la mantequilla en punto pomada (ver al final de la receta), el ron, el aroma de azahar, la yema de huevo (la clara la guardas en la nevera para otra cosa) y la sal.

4º) Mezcla con la espátula igual que antes incorporando poco a poco la harina de alrededor. Al final quedará una bola muy pringosa.

5º) Ahora llega el momento más importante de la receta. Espolvorea la mesa con un poco de la harina que tenemos reservada y enharínate las manos. Pon la masa del roscón sobre la harina y empieza a trabajarla. Al principio se pegará (fíjate en la foto de abajo) pero conforme vayas amasando la masa cogerá cuerpo y se irá despegando de la mesa. Si ves que no hay forma de que se despegue añade un poco más de la harina que tenemos reservada (pero solo si es necesario). La masa tiene que quedar pringosa pero en un punto en el que si desplazamos rápido la masa por la mesa no se pega pero si la dejamos quieta se pega un poco. Es un pelín liado cogerle el punto la primera vez pero el truco está en conseguir una masa que ruede por la mesa sin pegarse usando la menor cantidad de la harina que teníamos reservada.

6º) Cuando tengas la masa en su punto (recuerda que debe quedar pringosa, si te quedó seca quedará más denso el roscón) haz una bola con ella. Espolvorea un poco de harina en un bol grande y pon la masa encima. Cubre con papel film transparente y deja en un lugar cálido (si tienes una habitación con calefactor es una buena idea dejarla en esa habitación. La masa tiene que al menos doblar su tamaño esto tardará de 2 a 3 horas dependiendo de la temperatura de la habitación.

7º) Cuando la masa haya crecido suficiente es el momento de darle forma. Primero que nada debemos tener preparada una bandeja con papel de hornear encima. A continuación sacamos la masa del bol y la amasamos 1 minuto para sacarle el aire. Formamos una bola con la masa y una vez en las manos le hacemos un agujero en el centro com los dedos pulgares de ambas manos. Sin soltar la masa vamos abriendo el agujero para ir formando el roscón.

Lo cubrimos con otro papel de hornear (para que no se seque la masa con el aire) y lo dejamos crecer (levar) en un sitio cálido hasta que al menos doble su tamaño (entre media hora y una hora y media dependiendo de la temperatura). Cuando esté bien grande pintamos con huevo batido (con el huevo que nos faltaba) y decoramos a nuestro gusto (en este caso solo usé fruta escarchada).

8º) Mete en el horno caliente a 160ºC arriba y abajo.  Deja 25 minutos (que se ponga bien dorado) y saca del horno. Deja enfriar muy bien antes de cortarlo a lo largo si lo vas a rellenar.

Listo nuestro Roscon 🙂

Bssos