Hola chic@s:

Que poquito me queda para irme de vacaciones. Cinco días y el sábado si Dios quiere estaré camino de la playita 🙂

Cuando tenemos hij@s e iniciamos un viaje largo a nuestro destino de vacaciones, intentamos que sea lo mas ameno posible para ellos, puesto que es, hay que reconocerlo, un rollo para todos. Madrugamos para ponernos pronto en carretera y que vayan un rato mas dormidos, como es mi caso, o como hacen otras familias, viajan de noche para que vayan todo el camino dormidos. 🙂

Tenemos que prestar especial cuidado con el sistema de retención que reza así: Todos los infantes menores de 12 años y cuya estatura no supera el 1,35 m debe de llevar una silla especialmente diseñada para el coche.

Es común que estas sillas se pongan en la dirección en el que va el  vehículo. Sin embargo, según los últimos estudios, instalar el sistema en sentido contrario, aumenta el nivel de seguridad tanto para la cabeza como para el cuello. Esto se sugiere hasta que el niño tenga al menos dos años y seis meses.

Asimismo, es importante verificar que cada aparato cuente con el certificado oficial, el cual es un adhesivo de color naranja, de tal manera que cumpla todas las medidas de acuerda al reglamento ECE-R44 03 y ECE-R44 04.

Generalmente una silla con estas características no están por debajo de los 60 euros, cantidad que puede algún día salvar la vida de un niño pues en los últimos 20 años, la principal causa de los decesos en los niños ha sido los accidentes automovilísticos.

Féliz Verano. 🙂

Bssos