Hola chic@s:
Que bien, ya esta el calorcito aquí. Los fines de semana hay que aprovecharlos a tope con los mas pequeños de la casa para salir al campo, a la piscina, y los que tenéis mucha suerte y la playa al ladito de casa, pues a pasar un día estupendo a la playa. 🙂
Eso sí, hay que tener mucho cuidado durante esta època estival. Tanto en la playa como en la piscina, hay muchos “peligros” que podemos evitar y así pasar un día tranquilo en familia sin llevarnos ningún disgustillo.
Hoy os traigo a todas las madres y padres unos consejos para la pasar un día estupendo en la playa y en la piscina:
  • Respetar las normas de seguridad y bañarse en zonas vigiladas por socorristas.
  • En la playa, respetar el significado de las banderas.
  • Los niños deben avisar a los padres, madres o cuidadores cuando se vayan a meter en el agua y bañarse siempre acompañado.
  • Los padres, madres y cuidadores deben vigilar atentamente a los menores cuando están en el agua o jugando cerca de ella.  Muchos ahogamientos se producen en el entorno familiar. Un bebé puede ahogarse en pocos centímetros de profundidad.
  • Si los niños no saben nadar deben usar chaleco salvavidas.
  • Si saben nadar, también deben usar el chaleco salvavidas cuando vayan a practicar algún deporte acuático.
  • Tirarse de cabeza desde balcones, árboles, o puentes o en zonas con poca profundidad  puede provocar una lesión grave en la cabeza o en la espalda.
  • Bañarse de noche o después de haber bebido alcohol es muy arriesgado.
  • La mejor medida de seguridad en una piscina privada es aislarla con un cercado perimetral que no sea posible escalar.

El peligro de zambullirse

A la hora del baño, es aconsejable evitar los riesgos que representan las zambullidas. Los expertos recomiendan sencillos consejos que minimizan este peligro:

  • No te lances al agua en zonas desconocidas, con poca profundidad o desde una altura elevada o donde pueda haber obstáculos como piedras, ramas o exceso de bañistas.
  • Antes de sumergirte comprueba que la profundidad mínima sea de metro y medio.
  • Introdúcete en el agua lentamente o tírate de pie varias veces antes de hacerlo de cabeza.
  • Evita bucear o saltar en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores y objetos.
  • Ante un accidente, inmoviliza el cuello del herido, evita mover la columna y avisa a un profesional para que acompañe al accidentado, evitando los vehículos utilitarios particulares.

¡¡¡ A disfrutar al máximo!!!