Hola chic@s:

La primavera para los alérgicos es una época complicada, estornudos, congestión nasal, pero si además se está embarazada las dudas se multiplican ¿podré tomarme la misma medicación? ¿afectara al bebe?

La alergía se debe a una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunológico frente a estimulos externos. El embarazo es una situación especial que provoca cambios en la respuesta inmunologíca de la mujer. En el caso de una mujer alergica embarazada estos síntomas pueden modificarse. Los síntomas pueden agravarse pero también es verdad que pueden disminuirse.

Lo más importante es mantener los síntomas bajo control, especialmente si padeces asma. Hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El primer paso es tratar de prevenir las crisis o aquellas situaciones que puedan desencadenarlas. Es aconsejable conocer  las épocas de polinización de las plantas que provocan tu alergia –los niveles ambientales de pólenes se pueden consultar  en www.polenes.com– y evitar exponerte a ellas.
  • Intentar no acudir al campo los días de mayor concentración. Tampoco viajar con las ventanillas del coche bajadas; es preferible que se ponga un ratito el aire acondicionado e impedir así que las gramíneas provoquen una crisis.
  • Optar por las medidas de tipo barrera, como gafas de sol o mascarillas.
  • Antes de tomar cualquier fármaco, consúltarlo con el alergólogo para ajustar las dosis si fuera necesario. El especialista nos indicará qué tratamientos son aptos durante la gestación.
  • Se puede recurrir a los tratamientos con vacunas o, lo que es lo mismo, a la inmunoterapia. Es una opción segura durante estos nueve meses. Sin embargo,si la gestante no se ha vacunado antes de quedarte embarazada, no se debe empezar el tratamiento durante la gestación, ya que aunque las reacciones son muy raras, podrían ser dañinas para el feto.
Espero que estos consejos os sirvan de ayuda si estáis en estado de “buena esperanza”.
Bssos.