Hola chic@s:

La segunda parte del post de ayer, los síntomas de la Dislexia y como ayudar al niñ@.

Para que un ni@o sea disléxico no hace falta que presente todas los síntomas que a continuación se detallan, aunque tampoco lo es por presentar sólo alguno de ellos:

  1. Preescolares (niños de 3 a 5 años):
    • Desarrollo lento del vocabulario y retraso en el desarrollo del habla con dificultades para articular o pronunciar las palabras.
    • Torpeza al correr y saltar.
    • Dificultad para seguir instrucciones y aprender rutinas.
    • Falta de atención y aumento de la actividad e impulsividad.
    • Dificultad para abotonar y abrochar o subir un cremallera.
    • Retraso para memorizar los números, el abecedario, los días de la semana, los colores y las formas.
    • Falta de control y manejo del lápiz y de las tijeras.
    • Aparición de conductas problemáticas en sus habilidades sociales.
  2. Escolares (niños de 6 a 11 años):
    • Invierte letras, números y palabras.
    • Confunde el orden de las letras dentro de las palabras.
    • Traspone las letras, cambia el orden e invierte números.
    • Dificultad para conectar letras y sonidos y en descifrar palabras aprendidas.
    • Presenta dificultad en la pronunciación de palabras, invirtiendo, sustituyendo o invirtiendo sílabas.
    • Confunde derecha e izquierda y escribe en espejo.
    • Su coordinación motora es pobre, se confunde con facilidad y es propenso a accidentes.
    • No agarra bien el lápiz.
    • Su trastorno en la coordinación motora fina le da mala letra y pobre caligrafía.
    • No completa una serie de instrucciones verbales.
    • Su comprensión lectora es pobre. Es lento para recordar información.
    • Tiene problemas acerca del tiempo y no logra saber hora, día, mes y año.
    • No logra escribir pensamientos, ni organizarlos; su gramática y ortografía son deficitarias.
    • Muestra dificultad en el aprendizaje de conceptos numéricos básicos y no puede aplicarlos en cálculos o para resolver problemas.
  3. De 12 años en adelante:
    • Tiene problemas de concentración cuando lee o escribe.
    • Falla en la memoria inmediata, no recordando lo leído por su dificultad con la comprensión de la lectura, el lenguaje escrito o las destrezas matemáticas.
    • Interpreta mal la información, por su falta de comprensión de conceptos abstractos y porque lee mal.
    • Muestra dificultades en organizar el espacio, sus materiales de trabajo, y sus pensamientos al escribir o al hablar.
    • No logra planificar su tiempo ni tiene estrategias para terminar a tiempo sus tareas.
    • Trabaja con lentitud y no se adapta a ambientes nuevos.
    • No funcionan sus habilidades sociales y no logra hacer amigos ni entender las discusiones.
    • Finalmente evita leer, escribir y las matemáticas y se bloquea emocionalmente.

Ante la sospecha de los padres o los educadores lo más adecuado es consultar, por ejemplo, con el pediatra. Para hacer un diagnóstico preciso y valorar el caso particular de cada niñ@ será necesaria la participación de otros profesionales como un psicopedagogo, especialista que se ocupa de los problemas del aprendizaje.

Aunque cada niñ@ tendrá unas necesidades particulares, los padres pueden encontrar útiles algunas estrategias de apoyo al niñ@ con dislexia:

Estrategias generales de apoyo

  1. Busque ayuda de profesionales cualificados para sentirse seguro y saber en qué situación se encuentra su hij@.
  2. Intente hacer de su hogar un lugar sereno y alentador: para el niñ@ puede resultar desalentador sufrir dislexia.
  3. Procure que su hij@ se destaque en alguna otra actividad, ya sea deporte, música, dibujo, etc., mostrándole que puede tener éxito en otra faceta de su vida.
  4. Nunca hable de sus dificultades o fracasos, sin incluirlo en la conversación y pedirle su parecer.
  5. Elogie siempre sus fortalezas e insista en sus habilidades particulares.
  6. Recuerde que su hij@ necesita, como todos los demás, sentir amor, aceptación, protección, disciplina y libertad para poder crecer y aprender feliz y así afrontar su dislexia.
  7. Hable con su hij@ sobre su problema y escuche sus propuestas y decisiones.

Estrategias para ayudarle a aprender

  1. Ayúdele con sus deberes o busque un docente que pueda aportar esa ayuda.
  2. Puede utilizar códigos de color para marcar todos los libros y pertenencias de su hij@, a fin de que su niñ@ los reconozca rápidamente.
  3. Favorezca las aptitudes y enséñele a su niñ@ a preparar y vaciar su cartera y a organizar el material.
  4. Lea todos los días con su hij@ las tareas y libros de su interés, explicándole el significado de las palabras nuevas y la comprensión del texto.
  5. Utilice la tecnología para ayudarlo: agendas electrónicas, procesadores de texto, correctores de ortografía, diccionarios y calendarios informatizados. Hay programas muy útiles que podrá utilizar.
  6. Ya que su niñ@ tiene problemas con la memoria repetitiva, ayúdelo, y si le pregunta sobre temas escolares referido a gramática, ortografía o cálculo, no dude en darle respuesta tantas veces como sea necesario.
  7. Disponga de tiempo para escuchar a su hij@, tendrá oportunidad de saber cómo fue su día y saber sus preocupaciones. Se trata de compartir y escucharle con simpatía.
  8. Si tiene oportunidad reúnase o establezca contacto con grupos de padres de niñ@s con dificultades similares.

Con 9 añitos me diagnosticaron dislexia, recuerdo que repetí curso debido a mis problemas con las matemáticas y el lenguaje. Todas las tardes iba con mi madre a un centro especializado en tratar a niñ@s con dislexia. Estuve un año yendo hasta que me dieron el alta. No recuerdo muy bien cuales eran las letras que invertía, pero si que recuerdo nos ponían muchos deberes y sobre todo leer libros. 🙂

Espero que esta información os sea de utilidad.

Bssos.