Hola chic@s:

Muchos padres no saben qué hacer para que sus hij@s abandonen alguna mala costumbre como morderse las uñas, chuparse los dedos, enrollarse los pelos en el dedo, hurgarse la nariz, decir palabrotas, etc. Y muchos de ellos tienen razón en preocuparse ya que algunas costumbres que se inician en la infancia, pueden conservarse hasta la edad adulta. 🙁

Además, detrás de cada mala costumbre existe algo que pueda justificarla. Es decir que el mal hábito puede ser apenas una forma que el niñ@ tenga de expresar algo que le esté molestando.

Es necesario estar atento y, siempre que sea posible, se debe cortar lo malo por la raíz. Pero sin agobios ni ansiedades, porque en este caso los resultados pueden no ser nada buenos. Con paciencia, determinación y mucho cariño, todo se soluciona para el bien de los niñ@s. 🙂

No todas las manías o actos repetitivos son motivo de preocupación. Dependen de la edad del niñ@, de las circunstancias y de la frecuencia con que aparezca el hábito. A veces sencillamente se tratan de gestos que pertenecen a su lenguaje corporal.

¿Cómo un niñ@ adquiere un mal hábito?

Existen algunos motivos por los que un niñ@ empieza a repetir una mala acción. Una de las vías para adquirir un mal hábito es la imitación. Los niñ@s, principalmente los más pequeños, aprenden imitando. En casa, los niñ@s imitan a sus padres y/o hermanos. En la escuela, a sus compañeros. Si el niñ@, no todos, convive con alguien que guiña los ojos a cada tres por cuatro, es probable que con el tiempo llegue a imitarlo e inconscientemente se inicia un hábito. Lo mismo ocurre si los padres de este niñ@ están diciendo palabrotas todo el día. ¿Cómo querrán ellos que su hij@ no aprendan lo mismo? Hay que introducir buenos hábitos en la vida de los niñ@s, y todo empieza en la familia, en la casa.

Otra vía de adquisición de un mal hábito puede tratarse de señales que el niñ@ emite cuando no encuentra ni tiene palabras para expresar lo que siente o lo que le preocupa. Acaban comunicándose a través de alguna mala costumbre. En niñ@s mayores, lo mismo puede pasar si ellos no encuentran diálogo en la familia, o no son entendidos por sus padres. Acaban adquiriendo un mal hábito para llamarles la atención. Es probable que, en estos casos, el niñ@ se desahogue en una mala acción que se convertirá, en muchos casos y con el tiempo, en un mal hábito.