Hola chic@s:

He encontrado este artículo sobre “La Walking Epidural“, anda que ya me podía haber tocado a mí en los dos partos. Porque la epidural “si funciona”, esta genial porque no sientes ningún dolor, pero claro, tampoco “sientes las piernas” y es bastante “incómodo”. :-$

La Walking Epidural, se conoce en España como la epidural ambulante, es una anestesia que consigue controlar los dolores propios del parto sin dejar a la mujer paralizada de cintura para abajo. Gracias a esta técnica anestésica, la futura madre puede moverse libremente durante el periodo de dilatación y participar de una forma mucho más activa en la expulsión del bebé.

La epidural ambulante consiste básicamente en reducir la cantidad de anestesia y aumentar ligeramente el opiáceo, de tal modo que sólo las fibras sensitivas se queden dormidas y permanezcan despiertas las motoras, es decir, las que controlan el movimiento.
Así, al no estar dormida de cintura para abajo y sentir las piernas, la mujer puede levantarse sin necesidad de ayuda para acudir al baño, pasear y, lo que es más importante, colaborar de forma activa en el trabajo de parto.

El procedimiento para poner la epidural ambulante es similar al que se usa par la epidural tradicional.

Una de las mayores ventajas es la sensibilidad con ausencia de dolor. La parturienta puede notar las contracciones y sentir como su hijo atraviesa el canal del parto, sin sufrir dolor.

Otras ventajas son:

– Mayor satisfacción

– Menor dolor

– Partos más cortos

– Mejores índices de frecuencia cardíaca fetal

– Menor dificultad en la expulsión.

– Disminuye el porcentaje de partos vaginales instrumentales

– Reduce la necesidad de episotomías.

– Técnica segura para la futura mama y el bebé

Parece estupendo ¿verdad?. No conozco a nadie que le hayan puesto la epidural ambulatoria ¿vosotras?, si es así, comentarnos la experiencia. 🙂

Bssos