Hola chic@s:

La llegada del frío es el mejor caldo de cultivo para que se pongan de manifiesto problemas cutáneos como las rojeces que suelen padecer las personas de piel sensible.

Cuperosis son  los pequeños vasos sanguíneos que se manifiestan en la cara –generalmente en pómulos y nariz, aunque también pueden aparecer en el mentón o en el escote– y son debidos a una deficiente circulación en los capilares.

Suelen padecerla más las mujeres que los hombres y con mayor frecuencia aparece en pieles claras, secas y finas que generalmente son las más sensibles. Además, es frecuente que se manifieste a partir de los 25 años.

No reviste más problemas que los puramente estéticos, los dermatólogos opinan que desde los primeros síntomas deben tomarse las medidas oportunas, porque en torno a los 35 o 40 años pude derivar en rosácea, una afección dérmica mucho más severa que se manifiesta con manchas y pequeños granitos rojos. Este problema se agudiza durante la menopausia y requiere tratamientos médicos específicos.

Los factores que agravan la cuperosis son:
– La exposición al sol o temperaturas extremas.
– La ingesta de alcohol.
– El consumo de alimentos que producen aumento de calor (picantes, especias, platos calientes…).
– El uso de cosméticos inadecuados.
– Alteraciones hormonales (menopausia, embarazo).
Estres.
Diabetes.
– Factores emocionales, especialmente en las personas tímidas.

En la medida de lo posible, todos estos factores deben ser evitados. Además, existen cosméticos específicos para este tipo de pieles que son interesantes para aliviar el problema y, sobre todo, frenar su evolución.

Consulta a tu médico……

Bssos