Hola chic@s:

Sabíais que el 70% de los niñ@s padecen molestias en la espalda que pueden ir desde unos fastidiosos dolores hasta una escoliosis.

Todas estas molestias son debidas a una falta de actividad física, al exceso peso de las dichosas mochilas y a las malas posturas a la hora de sentarse.

Existen muchas medidas preventivas que podemos llevar a cabo para paliar las molestias a los peques de la casa. Mirar que interesantes son:

El ejercicio físico. Entre todas las medidas preventivas de las molestias de la espalda, la actividad física durante la infancia es la más importante bajo el punto de vista de los expertos. Es indispensable y necesaria para que la columna vertebral de los niñ@s adquiera su forma adecuada y definitiva. La práctica de ejercicios físicos previne y reduce el riesgo de padecer dolores de espalda.

El mobiliario escolar. Otro factor a considerar en lo que se refiere a las causas de las molestias de la espalda de los niñ@s es la mala postura debido a un inadecuado mobiliario escolar. Los expertos recomiendan la utilización de sillas y pupitres de altura regulable que puedan ser ajustados a la estatura de cada niño, favoreciendo así a su postura. Es aconsejable que los profesores corrijan la postura de los alumnos, pidiendo que ellos se sienten lo más atrás posible en la silla, que mantengan la espalda recta y los codos apoyados.

La alimentación. Tanto el desayuno como la comida y la cena son factores que los padres deben vigilar en el día a día de sus hij@s. El sobrepeso y la obesidad infantil son agentes que colaboran a las molestias de la espalda de los niñ@s, lo que hace con que la prevención sea cada vez más necesaria. Los niñ@s deben evitar el consumo de azúcares y grasas saturados, incluidos los bollos industrializados, los “snacks” y los refrescos. Lo ideal seria que llevaran un bocadillo y una fruta para la merienda del colegio.

Según los expertos un niño que padece dolor de espalda durante la adolescencia, aumenta el riesgo de padecerlo de manera crónica durante su edad adulta. Es cierto, yo tuve escoliosis de pequeña y lleve durante muchos años una especie de corsé ortopédico para dormir e iba a fisioterapia al hospital de La Paz en Madrid. Ahora de mayor, me duele mucho la espalda. Habré ido como tres o cuatro veces a un fisioterapeuta para que me de un buen masaje o como dicen “colocarme la espalda” y siempre me dicen lo mismo, la tengo destrozadita. Entre la escoliosis que tuve, los embarazos y el peso de las peques de cogerlas en brazos, acabo molida todas las noches. 🙁

En la medida de la posible, tenemos que hacer un esfuerzo para cuidar la espalda de nuestros niñ@s. En el tema de las mochilas, difícil. La cantidad de libros que tienen y lo pequeños que son. 🙁

Bssos