Hola chic@s:

Las manías que tienen mis hijas son las mismas que las de todos los niñ@s a su edad. Chuparse el dedo gordo la mayor, Lucia, y la peque, Carla, su amado chupete. Que cariño tienen la una a su dedo y la otra a su chupete. 😉

Muchos padres no sabemos qué hacer para que nuestros hijos abandonen alguna mala costumbre como morderse las uñas, chuparse los dedos, enrollarse los pelos en el dedo, hurgarse la nariz, decir palabrotas, etc. Y es normal que estemos preocupados ya que algunas costumbres que se inician en la infancia, pueden conservarse hasta la edad adulta.

Además, detrás de cada mala costumbre existe algo que pueda justificarla. Es decir que el mal hábito puede ser apenas una forma que el niño tenga de expresar algo que le esté molestando.

Es necesario estar atento y, siempre que sea posible, se debe cortar lo malo por la raíz. Pero sin agobios ni ansiedades, porque en este caso los resultados pueden no ser nada buenos. Con paciencia, determinación y mucho cariño, todo se soluciona para el bien de los niños. 😉

No todas las manías o actos repetitivos son motivo de preocupación. Dependen de la edad del niño, de las circunstancias y de la frecuencia con que aparezca el hábito. A veces sencillamente se tratan de gestos que pertenecen a su lenguaje corporal. 😉

Bssos