Hola chic@s:

¿Qué tal van esos embarazos de mis chicas?. 😉

Durante el embarazo es muy importante seguir una actividad física específica para cada etapa de la gestación.

La práctica regular de ejercicios favorece el sano desarrollo del embarazo, además de mantener el peso, fortalecer la musculatura, y estimular la circulación sanguínea de la mujer.

El Método Pilates reune todas las cualidades que la mujer embarazada necesita para mantener un embarazo saludable y un parto sin complicaciones. 😉

Los beneficios para la futura mama pueden ser muy beneficiosos. La técnica es aplicada según las necesidades de cada etapa de gestación, y a los cambios de energía se producen día a día.

Al ser un programa de ejercicios ligeros, diseñado para fortalecer y tonificar los músculos mediante un suave estiramiento, permite el acondicionamiento cardiovascular, el fortalecimiento de la musculatura, el aumento de la flexibilidad, y una mejoría en la postura, coordinación, respiración y concentración.

A través de la práctica del Método Pilates, la mujer embarazada conoce mejor su cuerpo y aprenderá a conocer sus mensajes.

Algunos de los beneficios más destacados del Método Pilates son:

Durante la gestación:
– Fortalecimiento de la pared abdominal, lo que favorecerá a la expulsión en el trabajo de parto.
– Prevención de la separación anormal de los músculos de pared abdominal.
– Disminución de la curva lumbar causada por el aumento de tamaño y peso del abdomen.
– Disminución de la tensión generada en los músculos, a través de la relajación y estiramientos.
– Fortalecimiento de la musculatura de las piernas, estimulando la circulación sanguínea.
– Fortalecimiento de la musculatura de los brazos para adaptar la postura al aumento de peso y volumen del pecho.
– Mejoría del sueño y de la concentración
– Mejoría del mecanismo respiratorio debido a una mejor oxigenación de los tejidos y del bebé.

Durante el parto:
– Beneficios al parto. Partos de menor duración, menos cesáreas.
– Concienciación corporal de las posturas durante el parto.
– Aumento de la resistencia, de la relajación.

Después del parto:
– Rápida recuperación del posparto, fortaleciendo la zona abdominal.
– Reducción de los síntomas de incontinencia, mejoría de la circulación y estreñimiento.

Recomiendan empezar el Método Pilates cuando desaparecen las molestias de los primeros meses.

La práctica del Método Pilates está absolutamente contraindicada en algunas circunstancias como: hipertensión o enfermedad cardíaca, rotura prematura de membranas, trabajo de parto prematuro, incompetencia del cuello uterino o abortos habituales, sangrado, placenta previa, diabetes materna, enfermedad pulmonar. En los casos de hipo o hipertiroidismo, hipertermia, anemias, fatiga extrema, contracciones uterinas o de obesidad excesiva, es recomendable la practica del Método, desde cuando esté previamente autorizada por el médico. :-))

Si mis chicas embarazadísimas se animan este es un buen método de hacer ejercicio y además tiene numerosos beneficios.

Bssos futuras mamas……

Fuente. guiainfantil.com