Hola chicas:

¡¡¡¡Que calores hace ya¡¡¡¡¡

Hay dos mamas del colegio que se han quedado embarazadas. FELICIDADES.

Pensando en ellas y en estos calores, he encontrado unos consejos que les van a ir muy bien, a ellas y a todas aquellas que esteis en “Estado de buena Esperanza”. 🙂

Durante el verano, los síntomas tales como náuseas y vómitos, propios de los primeros meses de gestación, se une a un cierto grado de inapetencia provocada por el calor.

En los días de mas calor es necesario hidratarse muy bien para vitar mareos, hipotensión arterial, desmayos….., para ello debemos seleccionar los mejores alimentos que nos hidraten.

ALIMENTOS PARA EL VERANO

LAS FRUTAS. Son ideales para ser consumidas enteras, en helados, en zumos, en el desayuno, merienda, cena. Aseguran un aporte adecuado de vitaminas y minerales como vitamina C, ácido fólico, potasio, betacaroteno, magnesio e hidratos de carbono. Su alto contenido en líquidos ayuda a evitar las temidas deshidrataciones.

LAS VERDURAS. Son alimentos ricos en fibra, vitaminas y minerales. Al igual que las frutas las verduras deben ser bien lavadas, tratando de no tenerlas mucho tiempo en remojo. Para cocinarlas es conveniente que uses poca agua y el tiempo justo, para que pierdan la menor cantidad posible de nutrientes.

LOS PRODUCTOS LACTEOS. . El yogur es un buen recurso a utilizar en las dietas de verano ya que es más fácil de digerir. Se pueden elegir aquellos más bajos en grasa y combinarlos con trozos de frutas y/o cereales. La leche puedes consumirla con el té, café, o bien consumida sola o con frutas.

Cuando se está embarazada el seguimiento de una dieta equilibrada es fundamental.

Mi primer embarazo coincidio que era invierno y además tuve Diabetes Gestacional, con lo cual la dieta la tenía super controlada por un Endocrino.

En el embarazo de mi segunda hija, Carla, no tuve este problema, pero si que coincidio que los últimos meses de gestación eran en Verano. Con el calor, tuve suerte, pues hizo unos meses de Junio y Julio estupendos, nada agobiantes de calor. Eso sí, bebía muchísima agua y comía mucha verdura. Cuando se está embarazada, o por lo menos en mi caso, se tiene el doble de calor y si encima coincide que es verano, pues la cosa se complica. 😉

Mamas embarazadas mucho ánimo. Son solo tres meses que se pasan en un abrir y cerrar de ojos.

Espero que estos consejos os sean de utilidad.

MUCHAS FELICIDADES 🙂

Bssos.