Hola chicas:

¿Os gustan los perritos o los gatitos?. A mí,  me encantan los perros.

Me acuerdo del día que mi padre se presento con un cachorrito de Pastor Alsaciano en mi casa, tendría yo once años. Que bonita que era. Dos meses tenía. Mi madre nada mas verla dijo, o la perra o yo. jajajajaja

Mi hermano mayor, Ramón, la bautizo con el nombre de Alaska y Dinarama, pero menos mal que la pobre solo se quedo con Alaska.

Que compañía dan y que listos son. A algunos solo les falta hablar.

Alaska era el ojito derecho de todos los de la familia. Mas bonita. Tenía un pelo precioso. (Un pastor alsaciano es como un pastor aleman pero de pelo largo).

¡¡¡Mi perrita Alaska¡¡¡

¡¡¡Que lista que era¡¡¡. La teníamos muy mimada, la verdad. Aunque mi madre la prohibía subirse a las camas o al sillón del salón, en cuanto que  se iba a la calle, Alaska aprovechaba para subirse a la primera cama o al sillón, que era su sitio preferido, todo hay que decirlo. Eso si, en el momento en que sentía que mi madre estaba en el descansillo de la puerta, ella se bajaba y se tumbaba en el suelo, como si no pasara nada. 🙂

Mi abuela Benita (la madre de mi madre), cada domingo que venía a casa la traía galletas, y era lo primero que hacía nada mas llegar, darle las galletas a la perra y esta encantada, de echo siempre que veía a mi abuela, la olisqueaba las manos buscando las galletas.

Nos la llevabamos a todos los sitios de vacaciones. Por supuesto, también conoció Asturias. Era la primera en montarse en el coche,  cuando el día de antes veía el follón de las maletas, ya estaba nerviosita perdida.

Disfrutamos de ella 13 años maravillosos. Todos la teníamos un cariño super especial. Nos hizo mucha compañía. Lastima que no tuvo descendencia, solo le faltaba eso a mi madre. 😉

El día que murió, fue muy duro. De echo ese día, dije que nunca más tendría un perro. Lo pase muy mal, todos lo pasamos mal. Mi madre la primera, “la que no la quería en casa”. Cuando tienes una mascota y muere deja un vacio difícil de llenar.

Mi hija mayor Lucia es una enamorada de los animales. De mayor quiere ser Veterinaria y tener una granja. La fascinan los caballos desde bien pequeñita. Alguna vez que otra la hemos llevado a montar a caballo, a que diera unas clases y ver si la gustaba, ¡¡¡chicas tenemos toda una amazona¡¡.

De momento los únicos perritos que tenemos en casa son de peluche. Ahora es cuando Lucia empieza a pedir una tortuga.

Me he decidido a hacer este post, viendo las fotos y los comentarios de una amiga ex-compañera de colegio, Conchi González, la cual esta super vinculada a los animales abandonados. Toda esta gente hacen una labor estupenda. 🙂

Ya os contare mas aventuras de mi perra……..

Bssos.