RATON PEREZ EN OTROS PAISES

Hola chicas:

Navengado por la red, he encontrado la página del Ratoncito Perez.

A mi hija mayor Lucia, ya se le están cayendo los dientes.

El primero fue muy gracioso y madre lo que nos consto que se cayera.

Recuerdo con mucho cariño, que fue una noche, después de venir de visitar el museo del Ratoncito Perez, que se encuentra en Madrid, en la c/ Arenal, 8 1ª planta.

Cuando llegamos a casa, se lavo los dientes para ir a la cama, y por fin, se cayo el diente.

Que ilusión, no solo a ella eh¡¡, porque yo estaba super emocionada, y a la vez, triste, porque mi niña ya se estaba haciendo mayor.

Bueno ya vamos a ir a por el tercer diente. Poco a poco, como yo la digo, ¡¡¡todavía te quedan muchos hija¡¡¡.

Como os he comentado antes, he encontrado la página del ratoncito Pérez, y la historia es muy bonita, a continuación os la pongo.

EL CUENTO DE RATÓN PÉREZ

El autor del cuento Ratón Pérez, fue un jesuita Jerezano, el Padre Luis Coloma, contemporáneo de los grandes escritores realistas y costumbristas de finales del siglo XIX y más conocido por las adaptaciones al cine de sus obras Pequeñeces (1949, Juan de Orduña) y Jeromín (1953, Luis Lucia).

El Padre Coloma, que también destacó en su época, como autor de cuentos, tomó como base las tradiciones agrarias  para llevar a la práctica un real y singular trabajo.

La Reina Doña María Cristina, le encomendó la creación de un cuento como regalo para su hijo, el niño Rey Alfonso XIII, con motivo de la caída de un diente, a los ocho años de edad (hacia 1894).

En este cuento, se habla del maravilloso viaje que el pequeño Rey Buby (en realidad el apelativo que la Reina Madre utilizaba con su hijo) inicia de la mano del Ratón Pérez, transformado a su vez en un pequeño ratoncito, para conocer como vivían sus pequeños súbditos, algunos de ellos muy pobres, como el niño Gilito. En este viaje, Buby aprenderá valores como la valentía, el cuidado de sus súbditos y la generosidad.

Ratón Pérez, en palabras del Padre Colomaes pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo y una cartera roja, terciada a la espalda.

Si tenéis oportunidad, llevar a vuestros peques a visitar la casa museo. Pasaran un rato entretenido, eso sí, ir con tiempo, porque el aforo es limitado y se suele llenarse muy rápido.

Visitar la página del Ratoncito Pérez www.casamuseoratonperez.com

Bssos y a cuidarse esos dientes amiguit@s.

Fuentes: www.ratoncitoperez.com