Hola chic@s:

La candidiasis oral, también llamada muguet o moniliasis oral, es una infección provocada por un hongo llamado Candida albicans. Se localiza en los labios, lengua, paladar y el lado interno de las mejillas. Se caracteriza por la aparición de unas manchas blancas, algodonosas, que se asemejan a veces a la leche cortada o el yogur. Es muy común en los recién nacidos, y al intentar limpiarlas dejan una mucosa irritada y a veces sangrante. Generalmente el contagio puede producirse en el canal del parto en una mujer que presente candidiasis. Son motivo de preocupación para los padres, pero no revisten importancia, aunque a veces pueden ser dolorosas para el bebé y dificultar la alimentación por el ardor que provocan.

La candidiasis oral se suele desarrollar durante los primeros seis meses de vida, y un bebé que padezca esta infección tendrá la piel de las comisuras de la boca algo agrietadas y áreas blanquecinas o amarillentas en los labios, la lengua o la cara interna de las mejillas dando la apariencia como de yogur pegado a la mucosa oral.

Aunque por lo general la Candidiasis oral no provoca dolor, puede llegar a ocasionar algunas molestias al comer, sobre todo en los bebés recién nacidos, ya que puede provocarle llagas bucales, en especial en las comisuras de los labios. Esto de debe a que los bebés son muy vulnerables, porque sus sistema inmunitario no está desarrollado completamente.

Generalmente se diagnostica simplemente al observar las típicas lesiones que la infección produce en la boca. Si existen dudas, el médico puede efectuar un raspado de las lesiones, y así obtener una muestra, con la finalidad de realizar un análisis de la misma, y determinar si hay hongos o no.

En relación al tratamiento, Fundamentalmente debe tratarse la enfermedad de base que favorece la aparición de la candidiasis, siempre que exista alguna.

Si un bebé con candidiasis bucal está lactando, se debe hablar con el médico acerca de las formas apropiadas de prevenir las infecciones futuras, como un medicamento antimicótico. Se debe esterilizar o descartar cualquier chupete. En el caso de los bebés con candidiasis bucal alimentados con biberón, se debe descartar el chupón y comprar nuevos a medida que la boca del bebé comienza a curarse.

Bssos