Hola chic@s:

¡¡¡¡La de Yoyos que he tenido¡¡¡¡

Navegando por Internet he encontrado esta manualidad que me ha traido recuerdos de mi niñez. Lo bien que te lo pasabas con un Yoyo. Haciendo el columpio, bailandolo, el perrito, etc…..

Ahora los niñ@s no juegan mucho con estos juguetes. Por lo que he decidido que como no parece muy difícil vamos a fabricar nuestro propio Yoyo y luego las enseñaré las cosas que hacía mama de pequeña. Espero que las guste, ya os contaré…..

El material que necesitáis es muy básico:

- 2 tapas de yogur bebido
- 1 tapón de corcho
- 2 palillos redondos
- plastilina (no puede faltar en el mundo de Pitiflú)
- hilo de cuerda o de lana.

Construir un yoyó es muy fácil: pincha un palillo a cada lado del tapón de corcho. Después, haz un agujero con un punzón en el centro de cada una de las dos tapas e introduce por cada uno de los agujeros los palillos que has clavado en el corcho, de forma que este quede en medio de las dos tapaderas.

Corta lo que sobresalga del palillo por la parte exterior, dejando un pequeño trocito sobre el que pondremos una bola de plastilina.
Por último, ata el hilo de cuerda o lana alrededor del corcho y enrolla el resto alrededor de él. En el otro extremo de la cuerda haz un nudo dejando un hueco para introducir el dedo y…

¡Voilà! Ya tenemos nuestro yoyó. Si además queréis personalizarlo, podéis pintar las tapas con témperas del color que más os guste.

Y ahora, ya podéis empezar a hacer malabares con vuestro yoyó único y super original

Bssos